En enero de 1937 la primera diplomática española, Isabel Oyarzábal Smith (alias “Beatriz Galindo” para sus lectores), llega a Estocolmo con instrucciones precisas del gobierno de la República. En la soledad de aquellas latitudes, Isabel debe afrontar un obstáculo...