Más allá del horizonte, en alta mar, el agua es de un azul tan intenso como los pétalos azules de un hermoso anciano, y clara como el cristal más puro; pero es tan profunda que ningún ancla llegaría jamás...