238x402_rivas

UN LUGAR PARA EXPLORAR

La investigación es lo que garantiza el frescor y la viveza de nuestro arte, aquello que renueva los recursos expresivos que desplegamos en las representaciones: un inapreciable banco de pruebas que devuelve a la palabra ensayo su sentido más genuino. Por ello, mi primera decisión como director del CDN ha sido la creación de un centro de investigación teatral que lleva el nombre de Laboratorio Rivas Cherif, en homenaje al insigne innovador de nuestro teatro.

A lo largo de toda la temporada vamos a llevar a cabo diversas actividades relativas a las distintas disciplinas del hecho teatral; desde la creación dramática hasta aspectos técnicos de la maquinaria escénica, pasando, naturalmente, por la técnica del actor. Pretendemos con ello crear un espacio de libertad creadora exento de la presión que supone la dinámica profesional al uso, con su apremiante exigencia de resultados inmediatos. Muy por el contrario, persuadidos de que no hay acierto sin error, nos disponemos a emprender esta larga e incierta travesía pertrechados de entusiasmo, espíritu de riesgo y voluntad de compartir.

Un aliento similar impulsó en su día a un grupo de eminentes creadores a instaurar un legendario teatro de cámara llamado El mirlo blanco: un vivificante oasis en la escena de su momento. Por allí pasaron Baroja, Valle, Azorín, Margarita Xirgu, Cipriano Rivas Cherif… Nuestro homenaje a esta admirable iniciativa nos ha llevado a rebautizar con este mismo nombre la sala polivalente del Teatro Valle.Inclán – a partir de ahora, sala El mirlo blanco- con la intención de recoger la antorcha que hace casi cien años prendieron aquellos ilustres predecesores.

Esta nave, cuya hoja de bitácora ha de configurarse con las aportaciones de todos y cada uno de sus tripulantes, cuenta con una madrina excepcional: Nuria Espert. Su ejemplo de búsqueda y renovación permanente orientará también nuestro rumbo, así como la de tantos otros exploradores que se sumen a esta aventura.