La gran novela inacabada del escritor austriaco Robert Musil Der Mann ohne Eigenschaften (El hombre sin atributos) podría equipararse con una sinfonía inacabada. Musil pinta con colores vivos y tonos satíricos la decadencia de un mundo no muy diferente del nuestro.

Viena 1913. El Imperio Austro-Húngaro todavía sigue existiendo. La crema de la alta sociedad vienesa se reúne para hacer los preparativos del setenta aniversario del reinado de Francisco José en 1918. Tienen intención de organizar una celebración más grande y espléndida que la que los alemanes prepararon para su emperador.

Nos encontramos con un vistoso desfile de personajes, entre ellos la hermosa y fanática Diotima, el conservador Conde Leinsdorf, el cándido General Stumm von Bordwehr, el astuto industrial prusiano Von Arnheim y el esquivo Ulrich. Su referencia es el pasado. Ven la realidad únicamente a través de los ojos de una nostálgica grandeza que ya no existe. No importa que las calles de su amada Viena estén desapareciendo lentamente debajo de los excrementos de caballos en un extraordinario estallido de diarrea equina. Los imponentes estruendos al final de la obra son fuegos artificiales, pero podrían ser igualmente los primeros cañonazos de la Primera Guerra Mundial.

De man zonder eigenschappen I (El hombre sin atributos I)
4 a 7 de noviembre de 2010

Teatro Valle-Inclán (Ciclo Una mirada al mundo)

Idioma: Neerlandés, con sobretítulos en castellano

EQUIPO
ARTÍSTICO
Guy Cassiers (Dirección), Filip Van Vanluchene, Guy Cassiers, Erwin Jans (Adaptación), Erwin Jans (Dramaturgia), Guy Cassiers, Enrico Bagnoli (Escenografía), Enrico Bagnoli (Iluminación), Diederik De Cock (Diseño de sonido), Johan Bossers (Arreglos musicales y piano en directo), Frederik Jassogne (Montaje de imágenes), BELGAT (Valentine Kempynck con Johanna Trudzinski) (Vestuario)
 
Producción Toneelhuis
Coproducción De Tijd | Centre Dramatique Nationale d’Orléans (Francia) | Maison de la Culture d’Amiens (Francia) | Centro Dramático Nacional