El verano es un tiempo en el que la personalidad sufre el cambio más brusco de todo el año. Proyectamos fantasías, realidades que nos gustaría vivir, esperanzas de paraísos… y queremos que todo se realice en ese breve espacio de tiempo en el que podemos romper con la actividad habitual, para meternos en una especie de burbuja.

El verano es un tubo de ensayo, en el que aparecen las voces que permanecen normalmente ocultas el resto del año, y que producen en nosotros una experiencia de realidad paralela.

Días estupendos va sobre la nostalgia del verano y sobre la libertad que sentíamos cuando éramos niños.

Sobre el deseo de salir corriendo.

Sobre esos días del año en los que concentramos todas nuestras esperanzas de felicidad.

Sobre la frustración y el estrés que produce no conseguirlas.

Sobre la gente que conocemos en tan poco tiempo y con la que entablamos extrañas y fugaces relaciones de amistad.

Días estupendos habla de la transformación que sufrimos en quince días.

Alfredo Sanzol

Días estupendos
23 de septiembre a 31 de octubre de 2010

Sala Francisco Nieva (Valle-Inclán)

EQUIPO
ARTÍSTICO
Alfredo Sanzol (Texto y dirección), Alejandro Andújar, (Escenografía y vestuario), Baltasar Patiño (Iluminación), Fernando Velázquez (Diseño de sonido y música original), Peret (Diseño de cartel), David Ruano (Fotos), Paz Producciones (Vídeoclip)

Producción Centro Dramático Nacional | Lazona