Fisuras podría aludir a las heridas físicas de los personajes. Sin embargo, éstas evolucionan hasta volverse lesiones de un riesgo latente: un brazo que podría acabar amputado, unas piernas que, tal vez, no suelden bien y deban volver a romperse, que quizás no vuelvan a servir para bailar o andar. Ambas forman parte del tratamiento de lo siniestro en el texto, de cómo lo cotidiano se torna extraño y temible. Los huesos que se astillan, el hedor de la gangrena, un brazo que se cae, la muerte, se introducen poco a poco por las grietas del texto. Pues son éstas, en realidad, las fisuras a las que alude el título: los resquicios en el entramado dramático que permiten explorar cómo el contenido se ve modificado por la forma.

Estas fisuras se crean por medio de duplicaciones imposibles (dos accidentes de tráfico, dos joyeros, un parecido siniestro entre Sara y Marga, etc.) que generan desenlaces improbables (¿cuál es el joyero de Javi, el que Iván dice haber tirado a la basura o el que Sara dice haber arrojado a la fuente?), cuestionan constantemente los hechos y las acciones, y juegan con la receptividad del público. En Fisuras hay tantas realidades posibles como realidades cuentan/sugieren/muestran/ocultan los personajes.

Fisuras (Escritos en la escena)
10 a 21 de diciembre de 2014

Sala de la Princesa (Teatro María Guerrero)

Horario: martes a sábado a las 19:00 horas y el domingo a las 18:00 horas
Precio: 10 euros

Duración: 1 hora y 5 minutos aprox.

Encuentro con el público el 13 de diciembre al finalizar la función

Iniciado el espectáculo, no se permitirá el acceso a la sala excepto en las pausas, si las hubiere

venta de entradas
REPARTO (por orden alfabético)
EQUIPO
ARTÍSTICO

David Ojeda (Dirección), Miguel Ribagorda, (Ayudante de dirección), Alexandra Andreeva (Grabación musical), marcosGpunto (Fotos), Isidro Ferrer (Cartel), Paz Producciones (Vídeo)

Producción Centro Dramático Nacional