La tierra es la historia de un crimen. Un crimen sin criminales. Uno de esos crímenes de «se nos fue la mano». La tierra es la historia del silencio que ha escondido ese crimen, de la gente que miró para otro lado. María regresa a su casa diez años después de aquello y encuentra que el silencio ha sido peor que todos los castigos.

Tal vez sea eso lo que defina el siglo XX: nuestra mirada ausente, que no ve a unos terroristas con las uñas arrancadas, que no ve el humo sobre el cielo de Buchenbald, que no ve el Atlántico lleno de africanos muertos. Que hace como que no ve.

La obra, escrita entre 1994 y 1997, ubicada en los años ochenta y noventa, se puede leer hoy, en 2009, a la luz de una realidad que por entonces no se comentaba: la tozuda memoria de los muertos. De todos esos muertos que hoy son ceniza y un par de balas. De todos esos muertos que descansan, si eso es posible, bajo la tierra de alguna cuneta de España.
 

La tierra
19 de noviembre a 27 de diciembre de 2009

Sala Francisco Nieva (Teatro Valle-Inclán)

EQUIPO
ARTÍSTICO

Javier G. Yagüe (Dirección), Elisa Sanz (Escenografía y vestuario), Pedro Yagüe (Iluminación), Isidro Ferrer (Cartel), Paz Producciones (Videoclip)

Producción Centro Dramático Nacional