¿Cuánta magia cabe en el mundo? Y ¿en un viaje? ¿Nos cabrían todas esas sorpresas en 80 cajas?
Julio Verne nos ofreció un viaje de aventuras en La vuelta al mundo en 80 días. Su novela nos despierta la ilusión de conocer lo lejano y desconocido. Nos propone un viaje imaginario a través del mundo.
Tomando esta referencia literaria, nos preguntamos cómo trasladar a teatro este espíritu de viajar a través de la imaginación, lleno de sorpresas y gratas sugerencias. Así surge La vuelta al mundo en 80 cajas.
Nuestros protagonistas son tres personajes que viven en la rutina, su trabajo se desarrolla en un almacén.
De vez en cuando llega un camión del cual descargan unas cajas y, otras veces llegan otros, en las que las cargan. Pero, en un momento dado, quizás porque el aburrimiento de la rutina también se agota, surge entre ellos algo que distingue a la persona de la máquina: la capacidad de jugar y crear.
Y, entonces, una caja se convierte en otra cosa, adquiriendo sentidos diferentes. Tantos como nuestra imaginación nos ofrezcan.
En un contexto en donde la mercantilización ha reducido el juego al protagonismo del “juguete inteligente”, una simple caja de cartón representa el reto de devolver al juego su esencia: inventar, abstraer y sugerir.
Sin salir del almacén, en globo, barco o camello, los protagonistas de esta historia darán la vuelta al mundo, pero en 80 cajas. ¡Y sin palabras!, porque el espectador, niño o adulto, escogerá las suyas en cada uno de los gestos, así como los colores de los paisajes que las diferentes escenas le sugieren.
Este espectáculo tiene la virtud de reencontrarnos con una forma de juego perdida u olvidada. Nos recuerda que había un tiempo en el que era nuestra imaginación quien dirigía al juguete. Por eso, en La vuelta al mundo en 80 cajas se reivindica la creatividad como una actitud en todos los tiempos de la vida. Porque en Markeliñe creemos que existe un lugar común entre los niños y los adultos: el espacio de la magia y la sorpresa. Y este espectáculo, en su aparente sencillez, es pura fascinación.


Sábado, 19 de diciembre de 2015 | Taller Stop Motion

Taller Stop Motion (Titerescena)

En grupos de cuatro, los jóvenes participantes del taller entenderán lo que es la animación y la técnica de stop motion, desarrollando la creatividad mediante objetos o figuras tridimensionales hechas con plastilina y dotándolos de vida “foto a foto”.

Tallerista: June Gerriko y Raquel Cobo

Edad: De 8 a 14 años
Horario: 11:30 a 13:30 horas
Precio: 3 euros
Venta de entradas: www.entradasinaem.es

Requerimientos: Es necesario que cada niño traiga una linterna y que faciliten un e-mail a la entrada del taller para posteriormente poderles mandar los trabajos que hayan realizado vía wetransfer.

(Entradas sin numerar)

La vuelta al mundo en 80 cajas (Titerescena)
19 a 20 de diciembre de 2015

Sala El Mirlo Blanco (Teatro Valle-Inclán)

Público: a partir de 5 años.
Idioma: sin palabras.
Duración: 55 minutos.

Las entradas para el taller de plastilina están agotadas

venta de entradas
EQUIPO
ARTÍSTICO

Markeliñe (País Vasco)

Una colaboración de Centro Dramático Nacional y el Centro Internacional del Títere de Tolosa (Topic)