En julio de 2006 me pidieron en la International Residency del Royal Court Theatre de Londres que escribiera una pieza a partir de un objeto que tuviera simultáneamente resonancias políticas y personales. En mi búsqueda fui desechando recortes de periódicos con noticias más o menos impactantes y pequeños objetos personales sin más valor que el sentimental. Finalmente encontré algo que tenía que ver con mi pasado: un olivar que, en esos momentos, se encontraba bajo la amenaza de la especulación urbanística. Así, en el pequeño recipiente lleno de tierra que viajó conmigo hasta la capital inglesa, encontré el germen (la imagen de un hombre caminando hacia el ocaso rodeado de una multitud de perros enfermos y abandonados) que me impulsó a escribir sobre la persistencia del deseo mutilado y la obstinación de un hombre en su senectud por salvar un trozo de tierra como reliquia de un viejo amor. Y qué mejor forma de hacerlo que a través del teatro, ese espacio donde aún podemos decir lo que no se podría decir en ningún otro lugar.

Cada vez me resulta más difícil concebir la escritura y el hecho teatral en toda su complejidad si no es a partir de la realidad que nos rodea. Sólo a partir de esa realidad –que va siempre más allá de lo que nos está permitido percibir de ella, y de nuestro empeño por atraparla escondiendo sus motivos ocultos y prescindiendo de sus múltiples aristas hasta hacerla encajar en nuestras consabidas fórmulas– puedo entrever la amplitud de sus zonas más simbólicas, inaprensibles o abstractas, y de sus aspectos míticos o arcaicos. Supongo que el viraje hacia una concepción más despojada, cruda y al mismo tiempo analítica, de lo que acontece en la realidad no es más que el resultado de mi voluntad de entender aquello que se escapa a los límites que nos impone una visión burguesa y moral del deseo.

José Manuel Mora

Mi alma en otra parte
30 de marzo a 8 de mayo de 2011

Sala Francisco Nieva (Valle-Inclán)

EQUIPO
ARTÍSTICO

Xicu Masó (Dirección), Paco Azorín (Escenografía), María Araujo (Vestuario), August Viladomat (Iluminación), Eduard Iniesta (Música original), Peret (Diseño de cartel), David Ruano (Fotos), Paz Producciones (Videoclip)
 
Producción Centro Dramático Nacional