Zeus, el tirano recién llegado al poder, pretende quitarles la vida a los humanos y volver a convertirlos en una especie de animales. Pero Prometeo roba el fuego para dárselo a los mortales, les enseña las letras, los números, el uso del fuego para la industria, el uso de las plantas para tratar enfermedades... Se ha levantado contra el poder para convertir a los humanos en seres conscientes y cultos. Por eso será castigado a sufrir eternamente, aislado del mundo, como muestra de lo que sucede cuando alguien se rebela contra un superior.

Heiner Müller hace una traducción tan absolutamente fiel del Prometeo griego de Esquilo que convierte el mito en un compendio de contradicciones, de miedos, de soberbia... de todos los sentimientos que atormentan a los humanos.

Nuestra dramaturgia plantea la historia como un conflicto «de arriba» que tendrá unas consecuencias «abajo», es decir, en el mundo de los humanos, de esos humanos que, gracias a Prometeo, disponen del fuego, las letras, la medicina..., en definitiva, de la conciencia. ¿Valía la pena haber entregado el fuego a esos humanos o quizás hubiera sido mejor devolverlos a la condición de seres salvajes?

Sin embargo, si hoy apareciera un Prometeo, los humanos haríamos lo mismo que hicieron los dioses: condenarlo al silencio.

Carme Portaceli

Prometeo
10 de diciembre de 2010 a 16 de enero de 2011

Teatro Valle-Inclán

EQUIPO
ARTÍSTICO

Adan Kovacsics (Traducción), Pablo Ley y Carme Portaceli (Dramaturgia), Carme Portaceli (Dirección), Paco Azorín (Espacio escénico), Dani Nel·lo (Música y dirección musical), Jordi Prats (Arreglos musicales), Antonio Belart (Vestuario), Maria Domènech (Iluminación), Roc Mateu (Espacio sonoro), Iva Horvat (Movimiento), Toni Santos (Caracterización), Peret (Diseño de cartel), David Ruano (Fotos), Paz Producciones (Vídeoclip)

Producción Centro Dramático Nacional | Grec 2010 Festival de Barcelona | FEI