En su estudio-museo, Santiago Rusiñol pinta La morfina. Es una pintura muy significativa en su obra ya que él mismo fue adicto a esta droga. El efecto estupefaciente le sitúa ante la irrupción de unas huestes destructivas que deshacen su casa-museo. Sus objetos, pinturas y obras literarias son arrinconados o destruidos. El enfrentamiento y los conflictos se suceden con ferocidad, sarcasmo y humor. Rusiñol defiende unas formas de vida que se resisten a desaparecer ante el asalto de lo que considera la barbarie. Sin embargo, las dudas surgen muy pronto ¿Se trata del auténtico Rusiñol o de un guía –reubicado en espera de la jubilación– que actúa en la visita teatralizada del museo? ¿Es simplemente el conflicto laboral de un empleado cuyo desequilibrio le ha llevado a creerse el personaje y se resiste a cambiarlo ante la imposición de nuevos héroes y mitos revolucionarios? En cualquier caso, es la cruel realidad actual confrontada a lo que fue esta sociedad en el pasado. Una sociedad de ciudadanos holgados y juiciosos a orillas del Mediterráneo.

Señor Ruiseñor
Del 9 al 27 de enero de 2019

Teatro María Guerrero

Horario: de martes a domingo a las 20:00 horas

Encuentro con el público: martes 22 de enero 2019

Funciones accesibles: 24 y 25 de enero de 2019

 

Logo Teatro accesible

Iniciado el espectáculo, no se permitirá el acceso a la sala excepto en las pausas, si las hubiere.

EQUIPO
ARTÍSTICO

Ramon Fontserè (Dramaturgia y dirección), Bernat Jansà (Iluminación) y Roger Vila (Sonido). Con la colaboración de Albert Boadella

Producción Joglars